Print

XV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO 2014

La Parábola del Sembrador

Es un buen año para la jardinería. Muchos tienen jardines que están empezando a producir muchas verduras. El año pasado no fue bueno, pero este año lo es. Tarde yo plante algunas cosas, y están creciendo, sin embargo tienen camino por recorrer. Cualquiera que haya plantado jardines sabe que es un trabajo delicado y que las condiciones tienen que ser la correcta en orden de producir frutos. Jesús utiliza esta realidad para puntualizar sobre la predicación de la Palabra de Dios y los que reciben el mensaje. A todo al que Él habla oye las mismas palabras, pero hay varias diferentes reacciones a lo que se habla. Algunos sólo no la entienden. Otros la mal interpretan. Otros se inspiran por unos cinco minutos hasta que se olvidan. Y con otros, hay un efecto más duradero y cambia su vida.

Este tipo de cosas siguen ocurriendo hoy en la parroquia. Todos escuchan las mismas palabras, sin embargo, hay diferentes respuestas: Algunos escuchan como si escucharan un comercial en la radio y simplemente se desconectan. Otros rechazan el mensaje por completo porque es contra su opinion. Otros tienen una respuesta entusiasta pero luego se olvidan de esta. Algunos responden más plena y vibrantemente y tratan de aplicarlo a sus vidas. Todo depende de la condición de nuestros corazones. Algunos a veces están presentes de cuerpo en la Misa, pero no escuchan realmente con su mente y corazon. Mientras que otros vienen buscando la guía de Dios y por eso escuchan con corazones más atentos.

Es verdad, Jesús no siempre habla directamente.Usa parábolas que son historias que tienen un significado profundo. Pero son simples que incluso los niños pueden entenderlas. Usted puede contarle historias a los niños, que recordarán por el resto de sus vidas. Los niños tienen la humildad de escuchar el mensaje de Dios. Por eso Jesús dijo el pasado domingo que Dios se ha escondido de sabios y entendidos y se ha revelado a los “sencillos”.

Pueden entender las historias de Jesus? Los parábolas son como poemas que tienen un mensaje secreto que no se pueden entender a menos que sean meditados profundamente con un humilde corazón. Como adultos que vivimos en un mundo de ritmo rápido, queremos las cosas rápidas y fáciles. No queremos tomar el tiempo para reflexionar sobre las cosas, para rezar o meditar. Es por eso que hoy muchos están ausentes del mensaje de Cristo en sus vidas. No queremos cosas demasiado complicadas o que requieran un esfuerzo de nuestra parte. Es como la deferencia que hay entre una mujer que atrae a un hombre por llevar poca ropa, a una que viste con modestia para preservar su dignidad, por lo que es necesario un esfuerzo mayor de parte del hombre para ser atraído por su mente y su corazón. La primera podrá encontrar a alguien más rápido, pero cual relación llevará el fruto del verdadero amor duradero? El punto es que a través de las parábolas de Jesús se nos invita a entrar en su misterio divino, en su Reino, y no sólo vivir para este reino terrenal.Así que tenemos que poner un poco de esfuerzo en escuchar su mensaje.

¿Está el mensaje de Jesús entrando a su corazón? ¿Está dando sus frutos en su vida? Esto tiene que ver en donde usted está en su vida, cuál es el camino que está siguiendo. Jesús dijo que parte de la semilla cayó a lo largo del camino, pero fue comida por los pájaros. Esto fue una señal del diablo de robar de sus corazones la palabra. Hay muchos pasos en la vida. Pienso en las personas que nunca o casi nunca vienen a misa, o aquellos que trabajan en el mundo de los negocios donde no hay lugar para mencionar a Dios, o en deportes o entretenimiento, donde parece que el diablo tiene un firme arraigo y por lo que el mensaje cristiano no tiene lugar. Pienso en nuestras escuelas públicas se están convirtiendo en este tipo de entornos en los que el camino es demasiado difícil para la palabra de Dios pueda arraigar, y el diablo roba cualquier mención de moralidad, verdad y virtud.

Entonces hay la semilla sembrada en las rocas. Es como los que pudieron haber sido inspirados por Jesus en un momento de su vida, pero cuando experimentaron rechazo por sus creencias, entonces fácilmente perdieron su piedad. Puedo pensar en aquellos que cuando eran jóvenes creían en Cristo y rezaban a Dios, pero luego a medida que se hicieron adultos jóvenes la presión de inmoralidad alrededor de amigos en la escuela o fiestas les hizo perder la fe. O los que creen en Dios, pero cuando se enfrentan a retos morales de pureza se apartan.La próxima semana es la semana de promoción de la planificación Natural familiar y debe ser un momento para animar a los católicos a descubrir la enseñanza de la iglesia sobre la fertilidad y no tengas miedo a vivir, a pesar de todos los demás en el mundo nos lo contrario presión. Hay muchos ejemplos. ¿Qué es el suelo rocoso en tu caminar cristiano?

La vida puede informarnos con todo tipo de ansiedades falsas. Por eso Jesus dijo que algunas semillas cayeron entre espinos que representa las personas que creen en Dios, pero nunca tienen una vida cristiana vibrante, nunca crecer una familia o nunca sirven en la iglesia, nunca diezman, o ayudan a los pobres, nunca seguir las enseñanzas de la fertilidad, porque están preocupados por lo que esto les costará. Están tan preocupados por las cosas del mundo que no confían en la providencia de Dios. Por eso Jesús dice: “al que tiene, se le dará más y nadará en la abundancia; pero al que tiene poco, aún ese poco se les quitará Cuanto más nos preocupamos por las cosas del mundo, menos escucharemos y entenderemos las riquezas del Reino de los Cielos: la paz, el gozoso, la confianza.

Probablemente todos nosotros hemos experimentado algunas o todas estas etapas que Jesús describe en nuestra vida cristiana.Es un misterio de por qué algunos escuchan el mensaje y cambia sus vidas, mientras que otros simplemente no reaccionan. Es un misterio que madres y padres enseñen a sus hijos la verdad, les enseñan a rezar, lean la Biblia con ellos, les enseñen la Fe Católica con palabras y ejemplos y algunos crezcan creyendo y sigan a la Iglesia, mientras que otros crecen y se alejan de la Iglesia, dejando de ir a misa, viviendo para el mundo. Es porque todos nosotros tenemos nuestros propios corazones. Aprendemos a vivir por nosotros mismos o aprendemos abrir nuestros corazones a la palabra viva de Dios.

Y por eso estamos nuevamente hoy aquí escuchando una vez más las palabras de Jesús. Sus palabras y las enseñanzas de su iglesia son como las semillas están plantadas en nuestras almas. Seamos honestos con nosotros mismos y con Dios. ¿Está dejando que algo o alguien roben de usted sus palabras de ánimo de Jesus? ¿Hay alguna inmoralidad que este impidiendo que su palabra se arraigue en su vida para darle alegría duradera? ¿Hay ansiedad en el trabajo o en su familia o preocupaciones de dinero que estén haciendo que usted tenga miedo de vivir la vida cristiana? Ponga todo a un lado y deje que la palabra de Dios entre su corazón y encuentre un terreno fértil para crecer. Entonces su vida será como un jardín fecundo que alimente a otros que están buscando a Dios en este mundo atribulado. Así sea.

Padre Timothy Gallagher

07/11/14

St. Bernadette Roman Catholic Church
101 South College Street
Cedartown, GA 30125
(770) 748-1517
Tuesday the 21st - Joomla Templates. © All Rights Reserved