Print

XXIX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO 2014

“Den, a Dios lo que es de Dios”

Durante varias semanas hemos venido escuchando a Jesús decirnos parábolas sobre el Reino de Dios y cómo empezamos a vivir aquí en la tierra el Reino siguiéndolo como nuestro Rey, y permitiéndole ser el Señor de nuestra vida. Así que esta es una llamada a vivir para el reino eterno de Dios y no sólo para el reino pasajero del mundo. Pero vivimos en el mundo y

el mundo todavía está gobernado por hombres, reyes, presidentes, primeros ministros, etcétera. En el tiempo de Cristo, César gobernó la tierra. Así que cuando los fariseos le preguntaron a Jesús si deberían pagar el impuesto civil, fue un esfuerzo para poner a prueba su lealtad. Si Jesus decía que “sí”, entonces sería considerado contra los judíos. Si él decía que “no” podía ser arrestado por ser contra los romanos. Sin embargo, Jesús miro la moneda y vio la imagen en ella del César, y les dijo: Den, pues, al Cesar lo que es del Cesar, y a Dios lo que es de Dios”

Es una respuesta fuerte, pero ¿Qué significa esto? ¿Quiere decir que vivimos una vida dividida? ¿Seguimos las leyes de nuestro gobierno con parte de nuestra vida, y las leyes de Dios con la otra? ¡No, en lo absoluto! No podemos ser cristianos sólo viviendo nuestra fe parte del tiempo. Jesús nos ayuda a ver que debemos vivir en armonía con los gobernadores y gobernantes y respetar su legítima autoridad, porque es Dios el que les permite regirlas. En la primera lectura, el profeta Isaías menciona que el rey pagano Ciro a pesar de no ser judío, Dios lo unge y lo utiliza para su propósito. Como cristianos, de la misma manera apoyamos a nuestro gobierno si es necesario e incluso ¡pagamos nuestros impuestos!

Pero como ciudadanos del Reino de los Cielos damos mucho más a Dios, porque Él es nuestro principio y fin. Por eso le entregamos nuestro cuerpo, mente y alma. Le damos nuestra total confianza. Lo amamos con todo nuestro corazón. Lo adoramos. ¡Le damos gloria y honor al Señor! Entramos en su presencia con vestimenta sagrada según el Salmo dice. Ponemos en todo momento nuestra fe en el señor del universo, y apoyamos a los gobernantes del mundo.Pero si el gobierno nos pide comprometer nuestra fe en un asunto, entonces debemos oponernos, de la misma manera con la situación actual de la nueva ley de salud que obliga a los católicos a comprometer su fe con el fin de apoyar métodos contra la vida. Nuestros obispos se oponen en/ér/gicamente en este abuso de poder, porque no podemos dar a nuestro gobierno lo que le pertenece a Dios. Tenemos que mantenernos fieles a nuestro Rey, el Señor Jesús. Gracias a Dios podemos votar por candidatos que apoyan la vida, la libertad y la búsqueda de la verdadera felicidad. Es una gran manera por la cual ejercemos públicamente nuestra fe y no sólo reducimos el cristianismo a creencias privadas.

Lo que hoy Jesús nos enseña en el Evangelio es que de la misma manera de que la moneda tenía en ella la imagen del César, la imagen de Dios está impresa en nuestro propio ser. Estamos hechos a su imagen y semejanza. Es por eso que le damos a Dios lo que es de Dios: Todos nuestros pensamientos, obras, oraciones, todas nuestras esperanzas y sueños, todas nuestras luchas y pruebas; toda nuestra vida. ¿Le da a Dios lo que le pertenece a Dios? ¿Le has dado tu vida? ¿Confías en Él sobretodo las cosas? Vale la pena porque Él nos entrega la promesa del Cielo. Esta es la Buena Nueva que el mundo necesita escuchar. Jesús la ha compartido con nosotros y ahora es nuestra misión compartirla con los demás. San Pablo dice en la segunda lectura que hemos sido elegidos para difundir el Evangelio.

El día de hoy es el Domingo de la Misión Mundial y es un tiempo para recordarnos todo lo que somos como católicos. Somos una Iglesia misionera. Estamos llamados a compartir el Evangelio de Jesús con todo el mundo. La Iglesia está siempre en busca de difundir el Evangelio como lo hizo Jesús hace dos mil (2000) años, de la misma manera que los misioneros de nuestro país; y trabajamos en armonía con las leyes del gobierno que las rigen para cumplir con esta misión.

El pasado lunes celebramos el Día de Colón. Cristóbal Colón descubrió Las Américas en mil cuatrocientos noventa y dos (1492) y trajo consigo misioneros de España que difundieron el Evangelio en estas tierras. Y tenemos la bendición de tener la Buena Noticia de Jesús para guiarnos, animarnos y fortalecernos. Pero todavía hay algunas tierras que no han escuchado sobre Jesu Cristo, pueblos y países que no tienen misioneros. ¿Pueden imaginarse? Nosotros lo damos por concedido, pero ¿qué sería de nuestra vida sin Jesús? Sin conocerlo cómo Rey y Señor, ¿Sin escuchar su promesa del Reino de los Cielos y sin recibir el poder de su gracia por medio de los sacramentos, como medicina para nuestras almas? Por eso es que tenemos que seguir orando, trabajando y apoyando los esfuerzos misioneros de nuestra Iglesia.

Este domingo tomaremos una especial colecta para la Sociedad de la Propagación de la Fe, una organización benéfica que apoya las misiones en todo el mundo. Esta sociedad fue iniciada en Francia por una mujer laica que dijo a las personas que orasen y sacrificasen un centavo a la semana para las misiones. Ahora, esta es una de los mayores esfuerzos de apoyo misionero en la Iglesia. Sostiene a más de mil cien (1100) diócesis misioneras en el mundo, enfocándose en aquellas tierras que están escuchando por primera vez el Evangelio, incluyendo lugares en América Latina. La diócesis más nueva que la Iglesia tiene es en Mongolia. En mil novecientos noventa y dos (1992) había cero católicos allí. Ahora a través del esfuerzo de unos cuantos misioneros católicos y la gracia de Dios, hay cerca de un millar.

Ciertamente, hay muchas necesidades en nuestra propia diócesis y en nuestra propia parroquia. Pero, no seremos verdaderos cristianos hasta que empecemos a apoyar a otros en sus necesidades. Después, crecemos en la caridad que es la moneda del Reino de Dios. Así que e día de hoy demos a Dios lo que es de Dios y ayudemos a difundir la riqueza de su Reino a todos los pueblos del mundo. Amén.

Padre Timothy Gallagher

10-17-14

St. Bernadette Roman Catholic Church
101 South College Street
Cedartown, GA 30125
(770) 748-1517
Tuesday the 21st - Joomla Templates. © All Rights Reserved