Print

Esta noche tenemos el gran privilegio a unirse a todas las parroquias de nuestra diócesis, todo México y LatinoAmérica a celebrar una vez más quien es “el más alto honor de nuestra raza,” como cantamos en el salmo; la que es bendita entre todas las mujeres de la tierra, porque Dios la eligió para llevar a Jesús, su Hijo. Venimos a María y decimos con las palabras del ángel Gabriel: “¡Alégrate, llena de gracia! ¡El Señor está contigo!” María nos trae al Señor. Ese es su propósito en la vida. Y es por eso que se le apareció a Juan Diego en México, para traer al Señor Jesús a la tierra, para que los indios pudiesen ser amigos de Dios. Su presencia puso fin a una cultura de muerte basada de sacrificios humanos, y difundir el amor y el respeto por toda la vida de Dios.¡Es por eso, lo especial que son todos los que son de la tierra de México! Ustedes fueron elegidos por Dios para recibir la visita de María. ¡Y ahora es por eso que son el más alto honor de nuestra raza, porque la Madre de Dios se ha hecho una de ustedes cuando visito la colina del Tepeyac, y la llamaron Nuestra Señora de Guadalupe, La Morenita! Es así, que ustedes quienes la aman son Guadalupanos. Y la han compartido tanto con otros, que ahora muchos de Guatemala, Colombia, y de toda América Latina, también se consideran Guadalupanos.

Ahora muchos de América Latina vienen como inmigrantes a los Estados Unidos de América, y traen con ustedes su gran devoción a la Siempre Virgen Santa María de Guadalupe. Y esto es muy importante porque la historia de esta tierra es muy dura. Los primeros inmigrantes trajeron consigo enfermedades que hizo que muchos de los indios nativos se enfermaran y muriesen. Pero ustedes traen lo contrario con ustedes, traen a la ¡Santísima Virgen María, que lleva en su seno al Señor de la Vida! María dijo a Juan Diego: “Yo soy la Madre del Dios verdadero, de Aquel que da la vida” La imagen de Nuestra Señora de Guadalupe muestra a María con una banda negra atada alrededor de su cintura lo que indica que está embarazada. ¿Y de quién ella está embarazada? ¡De Jesús! Es por esto que su presencia en esta nueva tierra, America, es muy importante porque Estados Unidos ya no respeta más la vida. Muchos bebés son sacrificados por dinero. Y es por eso que usted está aquí. María visitó su tierra y ahora ella lo ha enviado a visitar esta tierra. Por lo tanto ustedes son como misioneros Guadalupanos quienes a través de María traen la presencia de Jesús el cual da la vida. Pero si usted no comparte esa devoción y por el contrario busca la riqueza o el poder en este país, después será como los primeros días de los inmigrantes de América, y María no podrá vencer la cultura de la muerte como lo hizo en México.

Así que lo animo a ser Guadalupano para que otros vean su testimonio y sepan que “¡El Señor está contigo¡” como el ángel dijo a María! Dios te ha escogido. María lo ha enviado. Sea un verdadero testimonio del gran milagro que ocurrió en Tapayec que volvió a Dios a su pueblo, para que las personas de esta tierra puedan tener la misma oportunidad de volverse a Dios. Y ¿cómo hace esto? ¿Cómo comparte este gran mensaje? Bueno, por supuesto, con la celebración de los acontecimientos que se produjeron entre los días nueve y doce (9 y 12) de diciembre en mil quinientos treinta y uno (1531) como lo estamos haciendo esta semana. La procesión que tuvimos fue una forma de mostrar a las personas de esta ciudad que no nos hemos olvidado. Sabemos por qué somos cristianos.

¡Sabemos por qué celebramos la Navidad! También, Ustedes comparten el mensaje también al saber primero la historia de Guadalupe. Lea la historia de Nuestra Señora de Guadalupe. Enséñesela a sus hijos. Tambein puede Rezar a la Virgen. Aprenda a rezar el Rosario y enséñeles a sus hijos. Crea en la Virgen María como Juan Diego. Dígale “sí” a Dios como lo hizo María. Siga al Hijo de María, Jesús. Traiga a su familia a Misa todos los domingos. Muestre bondad y dulzura. Trate a los demás con respeto. Ame y proteja el don de la vida humana en todas las etapas, desde su nacimiento hasta el final de la vida.

No tenga miedo de ser un buen cristiano, sea hijo o hija de María en su hogar, respetando a sus padres, ayudando a sus hermanos y hermanas, amando a su esposo/a. Siendo buenos cristianos en la escuela ó en el trabajo. Ser Guadalupana no sólo un día al año, sino todos los días del año.

Es posible que no se sienta digno de difundir su mensaje. Pero tampoco Juan Diego, quien dijo a María: por favor, envíe a alguien más adecuado porque yo no soy nadie”Pero ella dijo Hay muchos quien podría enviar pero es a ti que yo he elegido” Todos ustedes son los elegidos. ¡Ustedes son sus embajadores, losmensajeros! No tengan miedo de compartir esta gran noticia de la visita de María a nuestro mundo en México para que otros lleguen a conocer y amar a María y, para que puedan llegar a conocer y amar a su Hijo, Jesús. Amén.

St. Bernadette Roman Catholic Church
101 South College Street
Cedartown, GA 30125
(770) 748-1517
Tuesday the 21st - Joomla Templates. © All Rights Reserved