Print

Me alegro que todos hayan sobrevivido la tormenta de Invierno Pax. Esta vez fue un poquito más tranquila que la última tormenta. Por cierto, “Pax” es en latín la palabra “paz”. En mi computadora mantuve mis ojos viendo el mapa del tiempo, cómo estábamos siendo afectados, en que zona estábamos: verde, azul, rosa, blanco que correspondía a lluvia, lluvia helada mezclada, y nieve. Creo que pasamos a través de todos los niveles, pero terminamos aquí en Cedartown con pura nieve, la cual fue hermosa, y un mucha diversión para los niños. Fue mucho mejor que el aguanieve o las placas de hielo que otros experimentaron.

En el Evangelio de hoy, Jesús nos da un pronóstico, no del clima, sino de nuestra salvación, ya que continuamos escuchando desde el último domingo su sermón de la montaña en donde describe como debe verse la vida del cristiano. Jesús nos dice que tenemos que ser transformado en algo más. No podemos pensar que sólo podemos estar como estamos y esperar entrar en el Cielo. Él no quiere abolir nuestra vida, sino hacerla mejor. De la misma manera que una gota de agua se convierte en nieve, el agua no se destruye sino que se transforma en algo nuevo, en algo más hermoso. Y para que la nieve pueda durar, no puede permanecer en el mismo viejo entorno. Esta necesita un nuevo entorno. Al igual que el cristiano. No podemos vivir de la misma manera anterior. Tenemos que seguir los mandamientos, como más que un sólo un conjunto de reglas. Muchos piensan que como no matan a nadie irán al cielo. Pero Jesús dice que matamos a alguien si los odiamos con nuestros corazones. Él nos dice que manteniendo el sexto mandamiento contra adultero también mantiene custodia de los ojos y cómo los hombres miran a las mujeres, sea en público o en la privacidad de un hogar con la internet. Jesús también dice que no puede haber un verdadero matrimonio con una persona si hubo un divorcio de otro matrimonio porque esto es adulterio.

Aunque Jesús es muy claro muchos quieren las dos... quieren vivir sus viejas costumbres y todavía tener la ventaja de ser cristiano. Quieren cambiar los mandamientos para adaptarse a su estilo de vida. Pero esto no puede ser, incluso si es difícil. Incluso si el cambio significa cortar malos hábitos o relaciones impropias para que podamos seguir a Dios. No hay ninguna mezcla. Podemos imaginar nuestra fe cristiana siendo medida por un radar espiritual y siendo mostrada en un mapa. No nos encontramos en zona verde, donde no hay cambios, nada nuevo. O en la zona azul o rosa, donde hay una mezcla de nuestra viejo camino y nuevo. Nuevamente, piense en la tormenta de la semana pasada: Los que estaban en zonas de hielo o mixtas no tuvieron buen tiempo. Son los que tuvieron pura nieve los que pudieron disfrutar de ella. Y a pesar de que hubo un ajuste al nuevo clima y todo estuvo más despacio, hubo más paz y tranquilidad, los niños jugar y reír haciendo Ángeles de nieve, y las familias pasan más tiempo juntos. Eso es como nuestra fe católica. En realidad, no funciona si la vivimos sólo parcialmente o se mezcla entre nuestra opinión personal y lo que la Iglesia enseña. No es muy agradable hasta que nos convertimos y cambiado completamente. Hasta que llegamos a ser como la nieve pura. Esto es lo que Jesús nos está ayudando hacer. Para ser perfecto en un mundo muy imperfecto.

He mencionado el domingo pasado acerca de las Hermanitas de la pobre situación contra el gobierno y la presión de la Naciones Unidos sobre la iglesia para cambiar sus enseñanzas. Ahora esta semana, coincidentemente, una encuesta Univisión reveló que la mayoría de los católicos en los Estados Unidos rechazan las enseñanzas católicas sobre el divorcio, el matrimonio gay, anticoncepción, aborto y ordenación de mujeres. ¿Qué quiere decir esto? ¿Significa que la Iglesia debe cambiar sus enseñanzas en base a una encuesta? Bueno, imagínese lo que nuestra Iglesia sería si nuestras creencias se basaran en encuestas que preguntasen en que creen los católicos. Imagínese si un entrenador de baseball hiciese una encuesta de sus jugadores antes de cada partido sobre las jugadas que deben utilizar. O si se les diera a los niños una encuesta de sus padres de ir a la escuela o lo que deben comer. Imagínese que si Jesús hubiese venido a la tierra y hubiese enviado de dos en dos a los apóstoles, no para predicar la Buena Nueva, sino para tener encuestas de las personas en orden de edificar su Iglesia en la opinión pública. Así que creo que lo que la encuesta de Univision revela es que la mayoría de los católicos están en la zona mixta, aceptan algunas de las enseñanzas de Jesús y rechazan otras.

Pero las enseñanzas de Jesús son para hacernos santos, para que podamos ir al cielo, no para hacer la vida más fácil aquí en la tierra. Si nuestra salvación dependiese de nuestra propia opinión, ¿por qué Jesús murió por esas cosas que él enseñó y no las hace solo opcionales para nosotros seguirlas ¿Por qué diría: “El que quebrante uno de estos preceptos menores y ensene eso a los hombres, será el menor en el Reino de los cielos; pero el que los cumpla y los ensene será grande en el Reino de los cielos” Es por eso que la Iglesia Católica protege estas enseñanzas y las pasa de una generación a la siguiente, para que la sabiduría de Dios pueda seguir siendo hablada a los que lo buscan. Ciertamente, nuestras creencias será diferentes a un mundo pecaminoso.

En la segunda lectura San Pablo dice a los Corintios “predicamos la sabiduría de este mundo ni la de aquellos que dominan al mundo, los cuales van a quedar aniquilados”

Por eso la Iglesia no inventa enseñanzas. Ellas vienen de Dios. Así que es muy importante que empecemos a confiar en la Iglesia y no en Univisión o en la ONU como la fuente de la verdad eterna, como nuestro camino a la salvación. Tenemos que tener la fe para aceptar las enseñanzas de la Iglesia como las propias enseñanzas de Cristo, para cuando los gobiernos del mundo y nuestro propio gobierno comiencen a demandar que sigamos sus enseñanzas en contra de la Iglesia, podemos hacer una clara elección. Es la elección más importante que la primera lectura del Eclesiástico explica: “Delante del hombre están la muerte y la vida; le será dado lo que el escoja” Gracias a Dios que nos ama tanto que nos da la opción de amarlo.

 

siguiendo sus órdenes.

Sin embargo las personas tienen diferentes reacciones hacia las enseñanzas de Jesús. Algunos aceptan lo que están de acuerdo y se rebelan en contra de lo que no están de acuerdo. Pero en esto no hay conversión. Otros los ven como las reglas que él da para hacer nuestra vida una carga. Sin embargo otros lo ven como una bendición de Dios que nos libera de vivir sólo para los deseos de la carne. Recuerde que Jesús quiere salvarnos. ¿De qué? De las respuestas equivocadas que el mundo nos da. De la decepción del mal y por ultimo de Gehena que es el Infierno. Ahora, sus respuestas no son fáciles de seguir, pero son las que nos salvarán. Tenemos que confiar en ellas, en todas. Piense en un hombre que da el clima quien sólo da el buen tiempo porque tiene mucho miedo de reportar el malo. ¿Podríamos decir que es un buen o mal meteorólogo?

Por eso queremos permitir que las enseñanzas de Jesús nos desafíen, nos cambien, para perfeccionarnos, y nos hagan santos para que podamos entrar en la santidad de Dios en el Cielo. Ya sea que estemos en lo correcto y Jesús en lo incorrecto o Jesús tenga la razón y nosotros equivocados. La opción es clara. Pero Dios sabe que es difícil. Este camino de la perfección es imposible de seguir en base a nuestra propia fuerza. Es por eso que Jesús murió para darnos la gracia de seguir estas enseñanzas. La gracia es un poder divino que aumenta el poder de nuestra alma y fortalece nuestra voluntad de seguir los caminos de Dios. Cuando amamos a Dios él hace su gracia disponible a nosotros. Crecemos en la gracia a través de la oración, el estudio de la biblia, el catecismo. Y muy especialmente cuando Jesús nos fortalece con su propio Cuerpo y Sangre en la Misa y él sabe que vamos a fallar, y es por eso que nos da el sacramento de la confesión para perdonarnos. ¡Es un gran plan para la salvación! Sólo tenemos que seguirlo. Entonces nuestra justicia superará la de los escribas y fariseos. Entonces nuestro sí significara sí y nuestro no significara no. Entonces nuestros mapas espirituales mostrarán que totalmente nos hemos reformado para ser como la nieve. ¡Y después vivir nuestra fe católica no será una carga, sino una verdadera alegría! Y no importa lo mal las tormentas en la vida, siempre tendremos paz. Amén.

St. Bernadette Roman Catholic Church
101 South College Street
Cedartown, GA 30125
(770) 748-1517
Tuesday the 21st - Joomla Templates. © All Rights Reserved