Print

SAN PEDRO Y SAN PABLO, APÓSTOLES 2014

El día de hoy celebramos a dos fundadores de la Iglesia Católica, San Pedro y San Pablo. Por supuesto, Jesús es el fundador de la Iglesia, pero el usó a estos dos hombres para construirla. Primero fue Pedro, que se llamaba Simón, el reconoció que Jesús era el Salvador, el Hijo de Dios. Y por eso Jesús dijo: ¡“Dichoso tú, Simón, porque esto no te lo ha revelado ningún hombre, sino mi Padre, que está en los cielos”! después cambio su nombre a Pedro, que significa roca, y dijo: “Sobre esta piedra edificare mi Iglesia”.

Si alguna vez habla con amigos protestantes, sólo pregúnteles ¿qué vino a establecer Jesús? Jesús no vino a establecer la Biblia. Por supuesto la biblia es un regalo y es muy importante, pero Jesus vino a establecer la Iglesia. Y de la Iglesia tenemos la Biblia. Y la Biblia dice que Jesús fundó la Iglesia sobre la roca de Pedro. Jesús también dio a Pedro su autoridad diciendo: “Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos; todo lo que ates en la tierra quedará atado en el Cielo, y todo lo que desates en la tierra quedará desatado en el Cielo” Al igual que Jesús quiso ser muy claros sobre la necesidad de comer su cuerpo y beber su sangre como escuchamos el domingo pasado en la fiesta del Corpus Christi, Jesús no quiere cualquier ambigüedad en esta enseñanza sobre la autoridad de Pedro.

La Biblia es muy clara. Es por eso que hoy tenemos un Papa, una persona que está a cargo, alguien que tiene la autoridad moral para decir que la Iglesia cree esto y rechaza eso. San Pablo también fue llamado personalmente por Jesús para difundir el Evangelio a otras naciones. Él recibió también un nuevo nombre en el proceso. Su nombre era Saúl pero Jesús lo cambió a Pablo mostrando que junto con Pedro él tiene un papel fundamental para la iglesia.

Por esta razón celebramos su día de fiesta juntos. Pedro es la Cabeza de la Iglesia, la estabilidad de la institución. Y Pablo representa el aspecto misionero, el Cuerpo de la Iglesia que está creciendo hacia diferentes culturas y naciones. Por eso, no se puede tener uno sin el otro. Por ejemplo si hay un corazón pero sin sangre, no hace ningún bien al cuerpo. Si hay sangre sin el corazón no hay nada para dirigir la sangre donde ir.

Sin una autoridad visible, una cabeza es que nuestra Iglesia, tiene con el oficio de Pedro, que es el Papa, no habría estabilidad. Se vendría abajo. Es por eso, que la Iglesia Católica se ha mantenido unida desde que Jesús la fundó hace dos mil (2000) años, mientras que otras denominaciones cristianas han sufrido muchas divisiones. Pero, sin un cuerpo creciente esta Iglesia solo permanecería en una parte del mundo. Porque su misión principal es la evangelización de todas las naciones, la cual es la influencia de San Pablo, la Iglesia es verdaderamente católica, es decir, universal. Así que toma la influencia de San Pedro y St. Paul, como la relación entre el corazón y la sangre, uno no es bueno sin el otro. Y La Iglesia quiere estar presente en todos los países en todo el mundo. Si no está presente, la Iglesia trata de enviar misioneros para hacerla presente.

La semana pasada estuve en un retiro en una comunidad franciscana, que estaban preparándose para ir a Costa Rica para evangelizar a los indios residentes en el país que nunca han escuchado el Evangelio. Tienen el espíritu de San Pablo. Su obispo tiene el espíritu de San Pedro y proporciona el apoyo estable necesita sus esfuerzos misioneros. Así es como funciona la iglesia. No tendríamos hoy la Iglesia si no fuese por estos dos grandes santos. Es inusual que celebremos un domingo a dos santos. Pero el mensaje es la gran importancia que han tenido. Y necesitamos su influencia en nuestra parroquia.

Necesitamos la estabilidad y la unidad, y esa es mi función como párroco. Yo soy la cabeza, la autoridad que los mantiene unidos. Pero, el papel de ustedes es ser como San Pablo, es salir a los pueblos y proclamar la Buena Nueva de Jesús, para evangelizar a tu familia, tus amigos, gente que conozca cada día, evangelizarlos, y traerlos a la Iglesia que Jesús fundó. Es así como crecemos y edificamos el Reino. Ayer nuestro Arzobispo ordenado seis nuevos hombres para el sacerdocio para continuar el trabajo de los apóstoles. Necesitamos más para responder a la llamada para ser como Pedro y Pablo.

Oremos por nuestro actual Pedro, el Papa Francisco, para que continúe sentado a la cabeza de la Iglesia y represente a Cristo y le dé a la Iglesia estabilidad para que no se divida en varios grupos. Y como San Pablo, oremos para que los misioneros continúen yendo a otros pueblos para difundir la Buena Nueva. para que los otros vendrán a reconocer a Jesús como "el Cristo, el hijo del Dios viviente". Amen. Padre Timothy Gallagher

06/27/14

St. Bernadette Roman Catholic Church
101 South College Street
Cedartown, GA 30125
(770) 748-1517
Tuesday the 21st - Joomla Templates. © All Rights Reserved