Print

Solemnidad de Santa María, Madre de Dios

1 de Enero, 2016

El día de hoy celebramos a Santa María, Madre de Dios. Jesús es Dios y María es su madre. Por eso, cuando decimos que ella es la Madre de Dios aclaramos que Jesús es realmente Dios. Celebramos esta Solemnidad en la Octava de la Natividad del Señor. Octava significa ocho y escuchamos en el Evangelio que fue el octavo día después de su nacimiento que María y José llevaron a Jesús al templo para ser circuncidado. La circuncisión era una señal para ser parte de la alianza de Dios y era una señal de su bendición.

Para los judíos, dar y recibir bendiciones era un acto muy sagrado y poderoso. Pero, ¿qué es una bendición? Una bendición es como un abrazo de Dios que nos hace crecer más cerca de él y nos da la fuerza para servirle mejor. Por eso después de haber sido bendecidos Dios quiere que seamos una bendición para otros. El Catecismo de la Iglesia Católica dice que es una oración invocando el cuidado y el poder de Dios. Algunas bendiciones confieren un estatus permanente: por ejemplo, consagrar a alguien a Dios. En el matrimonio, una pareja se consagran una a la otra de manera que los dos pueden ser uno, y de esa manera se ayudan uno al otro a vivir en relación con Dios. Los sacerdotes son hombres que son consagrados a Dios para vivir mas cerca a Jesus y servir mas libre a su iglesia. Hay mujeres que toman votos y llegan a estar consagradas a Dios y son esposas de Jesus y madres espirituales por los demás. Estamos celebrando el Año de la Vida Consagrada y los sacerdotes y religiosos son una gran bendición para nuestro mundo.

María fue consagrada a Dios en su concepción y fue bendita entre todas las mujeres. ¿Se acuerda de las palabras de Santa Isabel? “Bendita eres entre las mujeres!” Y las palabras de María misma cuando dijo: “A partir de este día todas las generaciones me llamarán bienaventurada”.

La bendición de María trajo a la raza humana la bendición más grande de Dios: el nacimiento del Hijo de Dios. Por eso María es una bendición para nosotros. Uno de mis recuerdos favoritos aquí en Santa Bernardita es cuando consagramos a nuestra parroquia a María el once (11) de febrero del dos mil trece (2013). Empezaremos a prepararnos para una renovación de la consagración el sábado nueve (9) de enero. ¡Por María, continuaremos recibiendo muchas bendiciones de parte de Dios! Ella nos ayuda a estar más abiertos a las bendiciones de Dios y a usarlas para bendecir a otros.

¡Dios quiere bendecirnos! Él es nuestro Padre, papa, y somos sus hijos. En el Salmo rezamos: “Que el Señor tenga piedad y nos bendiga. Ten piedad de nosotros, Señor, bendícenos”. Al iniciar este nuevo año queremos pedir la bendición de Dios sobre nosotros. Y siendo el Año de la Misericordia, pedimos la bendición de la misericordia de Dios sobre nosotros, nuestras familias, nuestros amigos, nuestra parroquia, nuestro país y el mundo entero. Que María, la Madre de Dios, nos ayude a vivir la alegría de la Navidad a lo largo de este nuevo año para que podamos compartir las bendiciones de su misericordia con todos. Amen.

Padre Timothy J. Gallagher

St. Bernadette Roman Catholic Church
101 South College Street
Cedartown, GA 30125
(770) 748-1517
Tuesday the 21st - Joomla Templates. © All Rights Reserved