¡El Señor ha resucitado! Su ressurecctión de entre los muertos nos da la esperanza de que nosotros también seremos resucitados de los muertos, si morimos por nuestros pecados y vivimos para él. ¿Vives para Jesús? Tal vez has estado lejos de la iglesia por un tiempo. Quizás ya no sigas tu fe. Jesús te invita a ti y a todos a una relación amorosa con él. Comienza a rezar diariamente de nuevo. Comienza a ir a la Misa del domingo otra vez. Regresa a la confesión. Regresa a la comunión. Permite que la alegría de la Resurrectción llene tu corazón nuevamente. Jesús murió y resucitó para que podamos confiar en él con todo nuestro corazón, confiar en sus enseñanzas, confiar en su Iglesia.

¡Que esta Pascua sea una bendición para usted y su familia!